Page 6

N46_mayo2014

ingeniería i-3 6 Ingenier ÍA uc 3m: de la formación a la profesionalización El pasado 12 de mayo, el Parque Científico de la UC3M recibió a Álvaro Giménez, director de Ciencia y Exploración Robótica de la Agencia Espacial Europea (ESA) y director de esta agencia en España. Este encuentro refleja, una vez más, la relación de la UC3M con organismos y empresas, nacionales e internacionales, líderes en el terreno de la ingeniería. La Escuela Politécnica Superior de la UC3M nació con la aspiración de convertirse en uno de los mejores centros universitarios europeos en ingeniería y con el objetivo de contribuir a la mejora de la sociedad. Daniel Segovia* s ya común el apelar en casi cualquier reflexión que hagamos a los grandes cambios que nos está tocando vivir, sin más que mirar una década hacia atrás, en lo económico, social, tecnológico, cultural, etc. Uno de esos cambios, el cambio en el modelo universitario, lo hemos protagonizado en la UC3MI a modo de pioneros, siendo los primeros en adoptar el modelo de los grados de cuatro años y los másteres de al menos uno. Si queremos entender cómo ha afectado este cambio a nuestra sociedad, en especial en el ámbito de la ingeniería, tenemos que analizar primero cuál ha sido la evolución del entorno profesional de la ingeniería. La ingeniería en la última década ha evolucionado de una forma sutil. Se ha mantenido la estructura profesional tradicional en España, constituida por los llamados ‘ingenieros técnicos’ y los ‘ingenieros’ (mal llamados a veces ‘ingenieros superiores’). La permanencia de esta estructura se ha plasmado en el hecho de que los nuevos graduados accedan a la profesión de ingenieros técnicos, con sus atribuciones profesionales asociadas, y que el acceso a la profesión de ingeniero se haga a través de un máster (y no cualquier máster, sino el especialmente definido a tal efecto). La principal diferencia formal entre ambas profesiones se define por los proyectos de ingeniería que cada uno de los profesionales está habilitado para firmar. Pero la diferencia más sustantiva, se centra en la percepción por parte de la sociedad de las competencias profesionales, lo que el profesional puede hacer, toda vez que el impacto real de la firma de proyectos no es muy alta – la gran mayoría de los ingenieros desempeñan su profesión sin firmar proyectos. E


N46_mayo2014
To see the actual publication please follow the link above