Page 23

N46_mayo2014

i-3 23 Entre el 23 de junio y el 2 de julio dirigirá el curso ‘Música en cine y cine en música’ en la Escuela de las Artes. El 31 de mayo interpretará la ‘Suite española (concierto para piano y cante)’ con la cantaora Rocío Márquez, en el Auditorio de la UC3M. Rosa Torres Pardo iempre que se haga con maestría, el séptimo arte es una herramienta capaz de transmitir cualquier cosa que se proponga. La música funciona como imprescindible soporte que potencia o da vida a todo aquello que el cine quiera contar. Pero también, cuando la finalidad de una película es la música en sí, el cine es a su vez un medio magnífico para transmitirla. Gracias al cine un espectador puede hoy asistir a una gran ópera retransmitida en directo desde los mejores teatros de ópera del mundo, sentado en la butaca de cine de su ciudad, disfrutando de los pormenores de la imagen y de una gran calidad de sonido. El propósito de las seis películas que componen el curso es presentar aquel cine donde la emoción musical alcanza el mismo nivel que la emoción dramática, donde música y cine son coprotagonistas en los temas y géneros más diversos. Se ofrecerán temas tan opuestos como La muerte de Klinghoffer, donde el compositor estadounidense John Adams escribe una ópera de impacto sobre el tema del conflicto judíopalestino, y Todas las mañanas del mundo, donde Marin Marais busca el sentido de la música, en una profunda y poética película, cuya interpretación musical de Jordi Savall asombró al mundo con el sonido de las seis cuerdas de su viola de gamba: a partir de aquella película, en nuestro país creció la afición a la música barroca y numerosas orquestas de cámara abarrotaron nuestras salas de conciertos y festivales de música. El género del documental, que con toda su realidad puede igualmente emocionar contando cosas que desconocemos de nuestra historia y que tienen que ver con lo que hoy somos, formará parte de este ciclo. De nuevo, dos mundos opuestos para dos documentales: en primer lugar se preestrena Una rosa para Soler, en torno a la vida, obra y crisis del padre Antonio Soler, con los helados muros del monasterio de El Escorial como puesta en escena para desvelar el ‘exilio interior’ de este fraile que recorre maravillosamente la música española, de la barroca hasta la clásica. El otro documental es Shostakovitch contra Stalin, cuya peligrosa batalla se libra con este temible ‘exterminador’ que hizo desaparecer de la faz de la tierra a millones de seres humanos por entender que eran enemigos de su causa. Los artistas rusos no escaparon tampoco del control de Stalin, para quien toda música que no fuera nacionalista era enemiga del pueblo. En este documental queda patente cómo la creatividad de Shostakovitch crece ante el horror y el sinsentido con una música sarcástica, poderosa y genial. Dos últimas películas redondearán este ciclo. El violín rojo, a modo de ficción, nos acerca al viaje de un legendario y mágico violín rojo a través de varias historias desde que se creó en 1681; el gran violinista Joshua Bell es quien da vida a la música de Corigliano compuesta para esta película. Por último, el Don Giovanni, de Losey, con Rugero Raimondi como protagonista, junta en escena a los mejores cantantes de toda una época. ¡Qué afortunados somos de poder disfrutarlo hoy como entonces!, con la música del gran genio de la música que es Mozart. S


N46_mayo2014
To see the actual publication please follow the link above