Page 14

N46_mayo2014

ingeniería i-3 14 Trabajar para conocer el Universo A ctualmente las observaciones astronómicas requieren de radiotelescopios (telescopios que trabajan en la zona del espectro de luz no visible) con una sensibilidad en la señal recibida muy alta. La explicación para requerir esta altísima sensibilidad es que la señal que se observa en el cielo ha tenido que viajar unas distancias enormes, tales como miles de años luz (un año luz es la distancia que recorre la luz en un año; la velocidad de la luz es de 300.000 km/s, por tanto, hablamos de distancias enormes y la señal que nos llega tiene una potencia bajísima. En cierto modo, como pensaba Herschel, cuando miramos al cielo vemos una fotografía del mismo, tomada hace muchísimo tiempo atrás, tanto que es posible que el hombre no existiera como tal). Agujeros negros y planetas Esto implica que se requieren, cada vez más, instrumentos de medida radioastronómica de altas prestaciones, con diseños muy elaborados. Mediante la observación del cielo fuera del rango de luz que es capaz de ver el ojo humano, los astrónomos son capaces no sólo de extraer mucha más información, sino de validar y contrastar las teorías físicas de cosmología que nos arrojan conocimiento como por ejemplo, evolución y origen del Universo, descubrimiento de agujeros negros y planetas fuera de nuestro sistema solar, hitos que forman un antes y un después en el conocimiento del hombre del cosmos. El campo de trabajo en el que se centran las actividades de investigación del Grupo de Radiofrecuencia, Electromagnetismo, Microondas y Antenas (GREMA) de la UC3M, durante los últimos catorce años dentro del campo de la instrumentación para astronomía, se puede resumir en dos grandes líneas: instrumentación astronómica de baja frecuencia e instrumentación astronómica de muy alta frecuencia. Instrumentación astronómica de baja frecuencia Desde octubre de 2003, la UC3M es el investigador principal de la contribución española al proyecto International Square Kilometer Array (SKA) durante 5 años, mediante contratos internacionales entre la UC3M y el Ministerio de Fomento (el proyecto de astronomía de baja frecuencia más ambicioso del mundo encuadrado en un consorcio de más de 50 instituciones internacionales). Su objetivo es el diseño y construcción del mayor telescopio del mundo (con sedes en Australia y Sudáfrica) con una extensión total de 1 km2. Actualmente la UC3M diseña la contribución española en el marco de un nuevo proyecto internacional (VLBI2010) para dar una solución que permita realizar interferometría de 2 a 14 GHz con varios telescopios internacionales. La UC3M ha diseñado la mejor solución para dicho proyecto y estamos, junto con el Observatorio Astronómico Nacional, en vías de comercializar su uso para la comunidad científica internacional y su utilización en más de 20 telescopios internacionales. El proyecto aborda, entre otros, uno de los retos a los que se enfrenta nuestra sociedad, la acción sobre el cambio climático Luis Enrique García Muñoz*


N46_mayo2014
To see the actual publication please follow the link above