Page 19

N42_enero2014

i-3 19 Extraliterariamente, diría lo que me digo a mí misma a diario: no mires el mundo con miopía. Trata de mirar más lejos, más hacia delante. El mundo, la vida, la situación, no siempre va a ser la de aquí y la de ahora. ¿Qué ha supuesto ganar el Nadal? La consecución de un sueño, la certeza de que el único sueño que no se consigue es el que no se persigue, y la satisfacción personal de que mi nombre se relacione con el premio de mayor prestigio de las letras españolas. Pero ahora es la novela, cuando salga a la calle, la que tiene que ganarse a pulso estar ahí, en el corazón de los lectores. ¿Qué cuenta ‘La vida era eso’? Cuenta la historia de Giuliana, una joven argentina que vive en un pueblo de Valencia con su marido y sus dos hijas pequeñas, y tras quedar viuda utiliza las redes sociales como red de apoyo para superar el duelo. Es una mujer muy fuerte que cree que es débil y se ha fabricado un muro de contención, una barrera, que cree que la protege, que la ayuda a no romperse de dolor. Por eso, aunque en un principio era reacia, comprende que las redes sociales le dan una distancia de seguridad para ir transitando por el duelo. ¿Qué nos enseña su protagonista, Giuliana? Nos enseña que todo pasa, que nada duele como el primer día, que aprender a perder es también aprender a vivir…. Tan parecidos. Tan distintos Juan Pedro Molina Cañabate* Giuliana, la protagonista de ‘La vida era eso’, utiliza las redes sociales para superar el duelo de una muerte creando (según nos ha confesado Carmen Amoraga en la entrevista) una distancia de seguridad. Quizá, también ésas fueran las mismas razones (o, al menos, parecidas) por las que, en 2005, algunos soldados norteamericanos destacados en Irak empezaron a escribir los primeros miliblogs. Poco después, en 2008, un intelectual de la talla de José Saramago iniciaba su blog para seguir diseccionando el alma humana. En 2011, jóvenes tunecinos y egipcios empezaron a utilizar las redes sociales para contar al mundo cómo y por qué nacía la Primavera Árabe. También, en ese mismo año, las redes sociales fueron vitales para impulsar en España y dar a conocer en todo el mundo el movimiento 15M. Los individuos encuentran en las redes sociales aquello que les niega o coarta el mundo offline: diálogo, compañía, información o participación ciudadana. Por su parte, las instituciones buscan y consiguen una relación directa con sus públicos y también visibilidad, notoriedad e influencia. Las redes son herramientas neutras. Tienen el carácter que les confieren sus usuarios. A mí, personalmente, me sirven para comprobar que el alma del ser humano es la misma, con las mismas luces y sombras, en el caso de un soldado destacado en la otra parte del mundo, un joven egipcio, un premio nobel, un joven en la Puerta del Sol o una mujer, personaje de novela, que acaba de quedarse viuda. *Juan Pedro Molina Cañabate, profesor Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual UC3M // @MolinaCanabate // www.MolinaCanabate.com /


N42_enero2014
To see the actual publication please follow the link above