Page 18

N54

muy comunes en los hogares españoles) y el origami (denominado cocotología por Unamuno), así como el manga, el anime y los videojuegos (por dar algún dato, España fue en el primer país occidental en publicar el manga Bola de Dragón, en 1992; y en 2014 el Salón de Manga de Barcelona recibió 130.000 asistentes y la Japan Weekend de dicha ciudad 14.500 visitantes). En cuanto al uso de la tecnología de procedencia japonesa, en sus múltiples manifestaciones, creo que está sumamente presente y extendida en la vida de los españoles, y que además está bien valorada. Nombres de marcas japonesas de coches, de cámaras de fotos, de relojes, de aparatos de música, de impresoras, de ordenadores y un largo etcétera, nos son muy familiares (la primera en establecerse en España, en 1969, fue Sanyo). 18 | i -3 un acercamiento de “lo japonés” al gran público español se hizo a través del programa televisivo llamado ¿Por qué crees que Oc-cidente ha mirado siempre a Oriente? ¿Por intereses econó-micos, por respeto y admiración hacia una estética y una tradición únicas en el mundo…? Evidentemente siempre ha habido numerosos y jugosos intereses económicos, qué duda cabe, pero también curiosidad y atracción hacia una cultura singular, muy diferente, y a veces difícil de entender para los foráneos, que a menudo han envuelto su visión con mitos y leyendas que por una parte lo han hecho todo más exótico y seductor, y por otra han contribuido a falsear la realidad con ideas erróneas sobre Japón y los japoneses. “Humor amarillo” ¿Crees que la distancia entre Oriente y Oc-cidente se desvanece? ¿Crees que las nue-vas tecnologías y la “globalización” diluyen nuestras fronteras culturales? Sin duda alguna. Es un camino cada vez más ancho y transitado, y con numerosas implicaciones, en-tre ellas el acercamiento entre culturas muy aleja-das y muy diferentes. Y dado que ese camino es de ida y vuelta, las influencias son mutuas: Occidente es impregnado por Oriente, pero también sucede a la contra, Oriente copia, imita y toma prestadas muchas cosas que proceden de Occidente. Lo que ocurre es que siempre hay filtros y adaptaciones, casi nada nos llega a nosotros, ni les llega a ellos, sin sufrir cambios. De hecho, creo que una de las principales características de la cultura japonesa es aprender cosas procedentes de fuera del archipié-lago y hacerlas suyas de una manera muy especial. España despierta un gran interés entre los japoneses, de igual forma que muchos espa-ñoles se sienten atraídos por Japón. ¿A qué cree que puede deberse? Creo que la cultura japonesa nos atrae especialmente y nos resulta muy llamativa y atractiva porque es muy diferente y muy rica; por la importancia que concede a sus tradiciones, por el simbolismo y el significado que otorga a todas las cosas, y por la gran sensibilidad y delicadeza que posee, pero en los últimos tiempos también llama poderosamente la atención todo el mundo vinculado con las tecnologías avanzadas y sus numerosas aplicaciones, así como, sobre todo a los más jóvenes, con las historietas de manga, con los dibujos animados y los videojuegos. Es más, esa atracción y ese conocimiento no sólo se realiza a distancia, desde España: tal es el interés que suscita que muchos españoles deciden viajar a Japón (más de 50.000 en 2014), no sólo por negocios, sino sobre todo por motivos de ocio, siendo los lugares más visitados Tokio, Kioto, Osaka, Nara e Hiroshima). Entrevista


N54
To see the actual publication please follow the link above