Page 23

N52

LÍMITES A LA LIBERTAD DE EXPRESIóN Los estados democráticos entienden la libertad de expresión en el marco de una discusión desinhibida, crítica, que garantiza expresiones que pueden no ser conformes a la opinión mayoritaria, o que incluso son molestas para el Estado. Esa libertad de expresión, entendida con esa amplitud tiene también, como explicó el profesor Satrústegui,“límites jurídicos, y su ejercicio conlleva responsabilidades. Estos límites están enunciados en la Constitución y en los tratados internacionales sobre derechos humanos”. El profesor Rodríguez Uribes, a este respecto, comentó que “la libertad de expresión es la columna vertebral de nuestras sociedades democráticas y liberales, por lo que los límites siempre hay que justificarlos. Hay una presunción siempre a favor de la libertad de expresión”. Los límites que encontramos en el ejercicio de la libertad de expresión tienen que ver con la difamación, la injuria, la incitación al odio o a la violencia racial y la apología del terrorismo. La ley sanciona la incitación a la discriminación, al odio o a la violencia respecto a una persona o grupo de personas en razón de su origen o de su pertenencia o no pertenencia a una etnia, una nación, una raza o una religión. Sobre este punto Miguel Satrústegui mostró su preocupación, porque a estos límites se está pretendiendo añadir el de la protección a las creencias religiosas frente a las expresiones que puedan ser críticas o satíricas de las mismas: “Me parece preocupante la tendencia a introducir la difamación de la religión como límite, así como la existencia de un cierto relativismo en la jurisprudencia del Tribunal de Derechos Humanos. A todo eso, podemos sumar que en el ámbito de la profesión periodística puede surgir un miedo al ejercicio de la libertad de expresión ante consecuencias que ya no son jurídicas, sino que es la pura barbarie”. Refiriéndose al ámbito de la religión, Juan José Tamayo afirmó que “la mayoría de las religiones ponen límites a la libertad de expresión dentro de la propia religión. Todo teólogo que sea crítico dentro de la propia religión es limitado. Lo que no se puede es trasladar la represión de la libertad religiosa que tú impones dentro de la iglesia al espacio social y político”. Ver tertulia completa En el mismo sentido se pronunció José Manuel Rodríguez Uribes afirmando que “en las sociedades liberales y democráticas este derecho ha sido el pilar que ha permitido proyectar luz sobre la oscuridad. Tiene que ver con algo fundamental que es la condición humana. Significa la posibilidad de pensar libremente, de expresar las ideas, de creer o no libremente, libertad de conciencia, de prensa o de cátedra”. Para Juan José Tamayo la libertad de expresión “es la garantía del estado democrático. Sin ella quedaría limitado, incluso desaparecería. Es la que permite la visibilidad de otras libertades que necesariamente tienen que ejercerse en el espacio público, como la libertad de reunión, religiosa, de conciencia, de asociación o de pensamiento”.


N52
To see the actual publication please follow the link above