Page 9

N50

HASTA QUE NO SE HA VISTO QUE LA ENFERMEDAD LLAMABA A NUESTRA PUERTA “NO NOS HEMOS PUESTO ALERTA En África se contabilizan más de 5.000 muertes y alrededor de 13.000 casos, y en Europa un solo caso de contagio crea alarma social. ¿Cómo se puede explicar esta actitud? Es normal. El miedo es legítimo; y hasta que no se ha visto que la enfermedad llamaba a nuestra puerta no nos hemos puesto alerta. Es una respuesta humana lógica. Por eso no es demasiado reprochable, aunque nos tiene que servir para comprender los problemas de los países menos desarrollados. Médicos Sin Fronteras lleva alarmando de este brote desde marzo. En abril dijimos que este brote de Ébola era un brote sin precedentes, y se nos tachó de alarmistas. Y eso que tenemos casi 20 años de experiencia en fiebres hemorrágicas. Si un caso como el que hemos vivido en España ha causado este terror en una sociedad como la nuestra, en donde la ciencia, la comunicación y el conocimiento están tan al alcance, imagínense lo que debe ser vivir en las ciudades o las comunidades de allí, viendo como a tu alrededor mueren tus familiares, sin comprender la misteriosa enfermedad que ataca, sin saber cómo remediarla, sin infraestructuras sanitarias capaces de gestionar la epidemia… ÉBOLA A día de hoy ¿Cuáles son los principales problemas con los que se encuentra el personal sanitario de MSF para hacer frente al Ébola? El Ébola es un virus muy cruel que, de manera invisible, ataca en primer lugar a las personas que te cuidan, es decir, a tu familia y al personal sanitario. Según cifras de la OMS más de 500 trabajadores sanitarios han sido infectados por el virus y más de 300 han fallecido. Ellos son los que están en primera línea de la enfermedad, los que más riesgo corren. Y, en consecuencia, arrastran un estigma. Existe una gran problemática a la hora de hacer comprender a determinadas poblaciones que el personal sanitario, vestido con trajes que bien parecen de astronauta, ha llegado allí para curarles y que no son ellos los que portan el virus. No es fácil, además, como médico, tratar a la gente metido en ese traje donde te deshidratas tan rápido. No puedes ofrecer a los pacientes una atención de más de 40 o 50 minutos porque tu salud corre riesgo: puedes desmayarte, por ejemplo. Y tampoco es fácil asumir que mucha de la gente a la que tratas va a fallecer. La tasa de mortalidad es de alrededor del 50% en esta cepa. i -3 | 9


N50
To see the actual publication please follow the link above