Page 27

N50

¿Qué supuso para los hermanos Manaut esta iniciativa? Con Gregorio habíamos mantenido, desde la época en que fuera alumno de Manaut en el Liceo Fran-cés, no diré que una profunda amistad, pero sí una complicidad en muy diversos aspectos, tanto po-líticos como culturales. El encuentro casual de la obra carcelaria, escondida por Manaut en un altillo por miedo a que fuera descubierta en algún registro policial –el pintor falleció antes que el dictador- fue el detonante de muchas actividades positivas al-rededor de su personalidad y de su obra. Gregorio Peces Barba puso todo su empeño en que parte de dicha colección (que en total consta de 325 dibujos) fuera expuesta en la Universidad Carlos III, sede de Getafe, involucrando en la misma a Federico Castro y Elisa Povedano, quienes hicieron que esta expo-sición llegara también a la Universidad de Valencia. En 2006 un convenio con los herederos propicia el depósito del archivo personal de Manaut en la Universidad, facilitando el análisis del artista como docente e intelectual. Ahora Federico Castro Morales y Eduardo González Calleja preparan la edición de los diarios escritos en la cárcel. ¿Crees que se ha recuperado suficiente-mente la figura de tu padre? Esto es tan solo el inicio, la primera piedra para que Manaut alcance el nivel internacional que le corresponde como pintor e investigador. Seguimos luchando, intentando encontrar ese resquicio que nos ayude a llegar a donde queremos. No es fácil. Hay que tener contactos, amigos en las “altas esferas” y, no es el caso. Tanto Federico Castro como Elisa Povedano, secundados siempre por mí, llevan años intentando abrir esa brecha. Lo vamos consiguiendo, pero todavía queda mucho camino por recorrer. ¿Has visto satisfechas tus expectativas con la donación? ¿Consideras positivas las ini-ciativas impulsadas desde la Universidad? Como ya he expresado, nunca estaré suficientemen-te agradecida a la Universidad Carlos III, a Mayte Ra-mos por el trabajo que se inició tras la donación y que poco a poco va tomando forma: libros restaurados, documentos protegidos y relacionados en la web… Una labor ingente, con resultados extraordinarios. El rector Daniel Peña ha continuado la labor inicia-da. Gracias al apoyo sostenido por la Universidad ha sido posible celebrar la muestra del Museo de la Ciudad (2008) y también el Seminario “Hacia la construcción histórica de un espacio social roto: arte y compromiso en España (2012), en colaboración con el Ateneo de Madrid. Asimismo es francamente plausible la realización de otras exposiciones, cursos y seminarios organizados por Federico Castro y Elisa Povedano, siempre con un resultado notable. Espero que, tanto ellos como la Universidad, sigan por el mismo camino. ¿Cómo recuerdas aquella época de ausen-cia forzosa de tu padre, que coincide con tu infancia? Era muy pequeña y no tengo recuerdos dolorosos; no podía comprender conceptos como “cárcel” “po-lítica” “injusticia” “rojos”… Sabía, tan sólo, que mi padre no estaba en casa (apenas había tenido tiempo de darme cuenta de que existía). Los recuerdos los tengo, quizás, a través de lo que mi madre me fue relatando mucho después. Por el contrario sí que mantengo fresca una visita a la cárcel de Porlier el día de la Merced -patrona de los presos-, momento en que dejaban entrar a los niños. Las madres nos dejaron en el patio de la prisión donde nos recibió un hombre vestido de oso, de cuyo cuerpo colgaban i -3 | 27


N50
To see the actual publication please follow the link above