Page 6

N42_enero2014

i-3 6 ESTHER ALCOBENDAS LLORENTE 23 años Grado en Humanidades // Cursa el Máster en Comercio Exterior y Relaciones Internacionales en Aliter Una vez finalizada la graduación, hemos cerrado el último acto como alumnos de la UC3M, y tras estos cuatro años, solo puedo sentir nostalgia y gratitud. La ceremonia fue una oportunidad única para recordar a todos los profesores y compañeros que me han acompañado durante este tiempo, con los que he crecido y he avanzado. Solo puedo estar agradecida con todos los que han formado parte de mi vida en este tiempo, porque con sus luces y sus sombras, las experiencias en la universidad nos forman mucho más allá del mundo laboral. La graduación no es una despedida definitiva, porque los recuerdos nos seguirán acompañando mucho tiempo después de acabada la etapa universitaria, y la UC3M continuará formando parte de nosotros. Me siento muy orgullosa de pertenecer al grupo de Humanidades, de haber conocido a tantas personas excepcionales, de haber recibido un reconocimiento especial por mi trayectoria académica y, en consecuencia, de haber tenido la oportunidad de compartir esa emoción con todos los compañeros que se graduaban aquel día. Un fuerte abrazo a todos y hasta siempre, Carlos III. vida universitaria ALFONSO SAHUQUILLO LÓPEZ 24 años Doble Licenciatura en Derecho y Economía // Analista en McKinsey & Company Cuando el pasado 20 de noviembre entré en el auditorio de Leganés, aún no era muy consciente de lo que significaba. Me costó darme cuenta de que aquel acto suponía la culminación de seis años de esfuerzo y sacrificio. Pero también, y especialmente, de buenos momentos. Aunque parecía que hubiese sido ayer cuando empezamos todo eso, lo cierto es que había pasado mucho tiempo, y sobre todo, muchas cosas. Más allá de principios jurídicos y teorías macroeconómicas, la UC3M nos enseñó a aprender, a des-aprender y a re-aprender de nuevo, a adaptarnos a las circunstancias y a superar las dificultades, a sobrevivir. Y todo ello es especialmente importante en un mundo como el actual, muy diferente del mundo al que se enfrentaron nuestros mayores y, probablemente, muy diferente también de aquel al que se enfrentaron nuestros profesores. Pero, incluso más allá de todas esas capacidades aprendidas, lo que quedan son los buenos amigos con los que hemos compartido los años de universidad. Porque al final, cuando se echa la vista atrás, lo que se recuerda no son las mañanas de clase, las tardes de biblioteca, las noches en vela y los nervios pre-examen, sino los buenos momentos que has vivido con los amigos. ¡Y los que quedan por vivir!


N42_enero2014
To see the actual publication please follow the link above